Generemos una cultura creativa. Nos conviene a todos.

generemos

“He pasado casi cuarenta años pensando en cómo ayudar a personas inteligentes y ambiciosas a trabajar juntas con eficiencia. Tal y como lo veo, mi función como directivo es crear un entorno fértil, mantenerlo saludable y vigilar aquellas cosas que lo debilitan. Creo de todo corazón que todo el mundo tiene el potencial de ser creativo, cualquiera que sea la forma que adopte esa creatividad, y que estimular tal desarrollo es algo noble.”

Ed Catmull

Cofundador y presidente de Pixar Animation Studios, actual cabeza de Disney Animation Studios.

Leí esta frase en el libro “Creatividad, S. A. Cómo llevar la inspiración hasta el infinito y más allá” de Ed Catmull, y estoy de acuerdo con la parte en la que menciona que todos tenemos el potencial de ser creativos, cualidad que por supuesto debemos estimular para tener los resultados deseados. Frecuentemente pensamos que la creatividad está relacionada sólo con la acción de crear, y que se presenta en disciplinas como la pintura, la música o la literatura, etc. Considerando a la persona creativa como un ser único, que nace con ese talento. La realidad es que una persona creativa se puede presentar en cualquier faceta y campo que desee.

La creatividad implica para su realización diferentes procesos mentales combinados, y que pueden potencializarse con la práctica. Sabemos que a lo largo de nuestra historia han existido personajes prodigios en diferentes disciplinas, y más de alguno de ellos ha sido etiquetado como un creativo, pero inevitablemente el contexto, la experiencia y diversos factores intervienen para que su creatividad sea motivada con mayor facilidad que en otras personas.

Ante este panorama, las empresas se enfrentan con el gran reto de crear un ambiente que fomente el desarrollo de la creatividad de sus colaboradores. Una reciente encuesta realizada por Microsoft para detectar la influencia de la nuevas generaciones de jóvenes en las organizaciones de tecnología,  arrojó que el 88% de los encuestados consideran que las políticas actuales en esta materia no les permite ser tan creativos en sus empleos, además dicho estudio señala que las empresas interesadas en mantener el talento millennial a su interior, deben buscar maneras de incorporar flexibilidad en sus procedimientos y políticas.

¿Qué nos quiere decir esto? Las empresas deben mirar hacia una cultura que permita que sus colaboradores se sientan impulsados a aportar nuevas ideas y formas de trabajar. Podemos obviar las ventajas de la creatividad; nos permite salir de la rutina, nos empuja a salir de las zonas de confort y ayuda a nuestra mente a comprender la realidad desde distintas perspectivas, facilitándonos la tarea de resolver problemas, y entonces ¿Quién no quisiera contar con compañeros de trabajo con estas características? Tenerlos como colaboradores, o incluso ser uno de ellos.

Y tú, ¿Consideras que en tu empresa fomentan el desarrollo de la creatividad?

Finalmente, me gustaría compartir algunos extractos del libro que cité al inicio de este post, ya que es información muy valiosa y cualquier persona que se encuentre en una situación de liderazgo puede poner en práctica en su entorno profesional.

Ideas para gestionar una cultura creativa:

Por Ed Catmull.

  • Da una buena idea a un equipo mediocre y la estropeará. Da una idea mediocre a un gran equipo y o bien la mejorará o bien encontrará una mejor. Si cuentas con el equipo adecuado es probable que utilice bien las ideas.
  • Cuando tenga que contratar personal, facilítele el potencial para crecer más allá de su actual nivel de competencias. Lo que sean capaces de hacer en el futuro es más importante que lo que puedan hacer hoy.
  • Intente contratar siempre gente que sea más inteligente que usted. Opte siempre por lo mejor aunque pueda parecer una potencial amenaza.
  • Si hay gente en su organización que cree no ser libre para sugerir ideas, usted sale perdiendo. No descarte las ideas que provienen de fuentes inesperadas. La inspiración puede venir, y lo hace, de cualquier parte.
  • No basta con estar abierto a las ideas de los demás. A provechar el talento colectivo de la gente con la que se trabaja es un proceso activo y continuo. Como directivo, usted debe sonsacar ideas de su personal y animar constantemente a que las expresen.
  • Si se dice más la verdad en los pasillos que en las reuniones, usted tiene un problema.
  • Las primeras conclusiones que sacamos de nuestros éxitos y fracasos suelen ser erróneas. Medir los resultados sin evaluar el proceso es engañoso.
  • No espere a que las cosas sean perfectas antes de compartirlas con los demás. Muéstrelas pronto y hágalo a menudo. Estarán bien cuando las terminemos, pero no durante el proceso. Y así es como debe ser.
  • La estructura de comunicación de una empresa no debe reflejar su estructura organizativa. Todo el mundo debería poder hablar con todo el mundo.
  • El imponer límites puede fomentar la respuesta creativa. El trabajo excelente puede surgir de circunstancias incómodas o aparentemente insostenibles.
  • No confunda el proceso con la meta. Trabajar en nuestros procesos para que sean mejores, más sencillos y más eficientes es una actividad indispensable y algo en lo que deberíamos trabajar continuamente, pero no es la meta. La meta es hacer que el producto sea genial.

 

“Cuando llegue la inspiración, que me encuentre trabajando” Picasso.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

¿Conectas o publicas?

parawordpress

Te invito a que le des un vistazo rápido a tu timeline de Facebook o la red social que prefieras, ¿notas alguna diferencia en los contenidos de las marcas que sigues? A menos que sean “grandes” marcas, yo no lo veo en general, y esto es más evidente con las PYMES, quienes ya entendieron que usar las plataformas sociales para impulsar sus negocios es necesario, sin embargo, la realidad es que son pocas las que lo hacen de manera eficaz y profesionalmente.

Sucede que el producir contenidos para alimentar los canales digitales, no es una tarea sencilla, y de hecho ya es toda una especialidad profesional; comúnmente vemos a los “escépticos” que creen que publicando en su página personal o en la de sus negocios están haciendo “con la mano en la cintura” lo que haría un Community Manager o una Agencia Digital.

La realidad es que no lo están logrando. Las redes sociales son una herramienta que forma parte de un plan de marketing bien estructurado de la empresa, y que es ejecutada por un profesional o por el área de mercadotecnia, quienes a su vez hacen equipo con diversos profesionales encargados de generar la creatividad y crear contenidos en diferentes formatos (Texto, diseño gráfico, video, fotografía, etc.) para atender una estrategia de comunicación determinada.

Para lograrlo, en algún momento se crearon procesos de trabajo de donde nacieron las “líneas de contenido fijas” como un apoyo del creador de contenidos, a fin de organizar sus ideas y mantener una rutina de temas a tratar.

Estos procesos dieron resultados positivos en un inicio, ya que daba consistencia en las redes; aseguraba que los tópicos a desarrollar fueran coherentes con la audiencia. Sin embargo, todo en digital (más en redes sociales) es dinámico y con giros inesperados. Y así algunas de las iniciativas perdieron impacto, es decir, la capacidad para hacer que las audiencias reaccionen al contenido.

Fue así que las publicaciones se tornaron predecibles, se perdió el espíritu de hacer interesante la conversación y disminuyó el interés o lo innovador de que una marca se encontrara en redes sociales. Es verdad, mantener actualizadas las redes sociales es parte fundamental de la estrategia, pero hacer conversación es imperativo para el éxito.

Y como es costumbre, EEUU fue uno de los primeros mercados en notarlo; los usuarios reaccionan a las historias e iniciativas digitales que agregan valor como prioridad, siguen a una marca que trasmite confianza y originalidad en su identidad digital, que no hace lo obvio o que no implementa lo mismo que su competencia, pero lo más importante: Toman en cuenta al usuario, lo atienden y lo hacen parte de sus historias, pues no olvidemos que el objetivo principal de las redes sociales es ese: socializar.

Cómo enamorar a tu audiencia en redes sociales.

happy-customer

¿Cómo se demuestra el interés en alguien? Tanto en lo empresarial como en la vida diaria, los detalles reflejan la importancia que representan las persona para nosotros.

Los detalles en la vida diaria, por ejemplo; una llamada, un mensaje de texto, whatsapp, un tuit o inbox a esas personas importantes, muchas veces pueden marcar la diferencia. En estos tiempos, en donde todo queremos resolver por medio de la mensajería instantánea (telegram, whatsapp, messenger, etc.) y nos encontramos con múltiples actividades por atender, un simple detalle que diga “Aún te tengo presente y quiero saber de ti” puede resultar muy motivador.

Aplicado en el área empresarial, ¿Quién no ha optado por readquirir un producto o servicio por el trato o atención que recibieron? el primer contacto es fundamental, les pongo un ejemplo que experimenté: recientemente necesité de un servicio de mudanza, llame a todas las empresas que se anunciaban por internet en mi localidad, había unas muy accesibles y otras no tanto, pero me decidí por el costo más alto por la atención que la agente de ventas me proporcionó al momento de pedir la cotización y demás información, incluso les comenté el por qué de mi decisión y eso les hizo mejorar aún más su actitud, me dieron hasta el último detalle y siempre con un trato muy amable.

Situaciones como éstas se presentan a diario en nuestro trabajo y en nuestras actividades cotidianas, por ejemplo, demostrar que no sólo nos importa vender, si no atender y resolver la situación del cliente de la mejor manera, es muy importante, ya que como dijera un amigo “Quienes somos prestadores de servicios debemos ser solucionadores de problemas, antes que vendedores”. Es decir, que nuestros prospectos y clientes sepan que no sólo podemos atender su demanda, sino además quitarles una carga de trabajo que les requerirá tiempo y muchas veces paciencia. La clave del éxito en cualquier servicio es entender en qué dirección se debe ir, y eso siempre se basa en las necesidades reales de los clientes ya que muchas veces no corresponde a lo que ellos nos están pidiendo.

Aquí citaré al autor del libro “Psicología de Ventas” Brian Tracy, quien menciona lo siguiente: “Toda acción humana va dirigida a una mejora de algún tipo. Las personas compran productos y servicios porque sienten que serán mejores como resultado de comprar tu producto o servicio, pero también sienten que serán mejores que si comprarán otro o que si no compraran nada” la atención al cliente es muy importante para lograr transmitir la confianza a los consumidores de que nuestro producto o servicio mejorará sus vidas, de alguna manera.

Esto aplica a todas las empresas y servicios, en el momento de organizar un plan de marketing, una campaña publicitaria o un evento para el sector del que se trate, es muy importante pensar en su público objetivo, en las vías de comunicación que tendrán disponibles para la atención al cliente, en los ejecutivos que se encontrarán detrás, etc. ya que el pensar en cada detalle significará que los clientes o asistentes de verdad importan, de lo contrario los harán perder tiempo, dinero, y por lo tanto convertirse en una mala referencia para la empresa, servicio, producto o evento e incluso generar una reacción en cadena que podría dañar la reputación de la empresa.

Al respecto, también recientemente viví una experiencia en la que no se cumplieron mis expectativas: sucede que asistí a un evento que prospectaban para un determinado público, entre los que yo me encontraba, sin embargo, con excepción de 4 conferencias, durante 2 días de trabajo el resto del evento se dirigió hacia otro nicho de mercado. La mayoría de los asistentes se encontraban en la misma situación que yo, y compartí mi insatisfacción a través de sus redes, y en mi caso hasta borraron el comentario que realicé al tema.

Sobra decir que en este evento en particular faltaron los detalles que hubiesen hecho del servicio prestado, una experiencia satisfactoria para nosotros, sus clientes.

“El éxito está en los detalles” Steve Jobs

Por cierto, les recomiendo el libro “El camino de Steve Jobs” Liderazgo para las nuevas generaciones,  de Jay Elliot Ex vicepresidente de Apple.

De la Y a la z

Los Millenials  le abren paso a la Generación Z.

Aún no terminamos de abarcar del todo las preferencias de los Millenials en nuestras estrategias 2.0, cuando una nueva generación se abre paso en el entorno digital.

No es ninguna novedad decir que nos encontramos en una época de revolución tecnológica, sin embargo, vale la pena subrayar que en este entorno lo importante no radica en los descubrimientos en sí; el verdadero reto se encuentra en conectar con las personas que estarán frente a la información y su nueva tecnología.

Se les considera dentro de la llamada “Generación Z” a aquellos nacidos entre 1994 y 2010. Este grupo de adolescentes y niños (en este momento) se convertirán en los nuevos espectadores o más valiosos de los colaboradores. Las diferencias son muy notorias en esta generación, y están cambiando poco a poco los esquemas del tejido empresarial. Es precisamente de aquí de donde tenemos que partir: el punto de vista empresarial, ya que contar con un entendimiento amplio de las características generacionales de los grupos que rodean una corporación, puede determinar el éxito o por el contrario, el fracaso de la compañía.

Por otro lado, el actual contexto de la comunicación on-line en el mundo, hizo testigo a esta generación del poder de la opinión pública y por consecuencia de la gran relevancia de las comunidades virtuales. Acontecimientos como el derrocamiento del presidente Mubarak de Egipto, el reciente caso de los 43 estudiantes desaparecidos en México, entre otros, han demostrado que esta generación se siente más cómoda compartiendo ideas y opiniones de manera virtual e incluso organizándose para la acción con otros jóvenes que nunca han visto.

De acuerdo a la Asociación Mexicana de Agencias de Publicidad (AMAP), para esta generación la tecnología se encuentra en sus genes, las conexiones digitales son más importantes que el dinero, la música, las películas y muchas otras cosas: la conexión digital es esencial, es decir, pueden con toda seguridad estar familiarizados con el uso de la tecnología, sus temas y novedades, aún si no estudian una carrera relacionada con tecnologías de la información.

A pesar de que el presente se encuentra dominado por la “Generación Y” (Millenials) la atención se está dirigiendo ya a aquellos adolescentes que se están haciendo presentes y que con el paso del tiempo se convertirán en los nuevos espectadores o los más valiosos de los colaboradores de las compañías. Parece ser que esta fórmula es cíclica y nunca se va a detener.

A continuación se muestran algunas características de la llamada generación “Z a través de la Infografía de Marketo.”

¡Es momento! borremos de nuestras mentes: “Estamos en pañales en Social Media”

Social Media Workshop¡Hola nuevamente! Primero que nada, hoy celebro que estoy de regreso en mi blog; he de confesar que tengo un poco de remordimiento por dejar de actualizarlo, ya que el plan era otro, pero finalmente aquí estoy de vuelta, pero no, no estaba de vacaciones, ¡Ojalá! Al contrario, me gustaría compartirles uno de los motivos por el cual dejé de actualizar mi querido blog, y que por cierto me dejó mucho aprendizaje: La organización de lo que fue el Primer Social Media Workshop en la ciudad de Morelia, Michoacán, México.

Seguir leyendo

Resultados de humo

Image

 

Todos los que nos encontramos en esta industria (ya sea Comunicación 2.0, Marketing Digital, Social Media, etc.) estamos de acuerdo en que no hay nada más difícil que encontrarse con un cliente potencial con una mala experiencia en medios digitales, motivo por el cual sienta total decepción y desconfianza hacia nuestro oficio ¿Cierto? aunque en un inicio parezca un reto para nosotros (los que llegamos a recuperar los restos) la verdad es que es una situación que afecta a todo el gremio.

¿Por qué sucede? La percepción generalizada del Social Media o cualquiera de las disciplinas digitales, casi siempre se centra en los medios y no en la ESTRATEGIA, es decir, en Facebook, Twitter, Youtube, etc. No está mal que los clientes potenciales lo vean así, es normal, lo preocupante de nuestra industria se presenta cuando pseudo-gurús “expertos” de etiqueta, auténticos genios de los efectos o el manejo de técnicas gráficas, consideran que son capaces de arrojar resultados sin considerar ESTRATEGIAS fundamentadas en metodologías de marketing y comunicación.

Ante tanto mercado potencial, el ser capaz de mencionar algunos términos trendy para “apantallar” al cliente y hacer que el prospecto confíe basta para cerrar ventas. Aquí el problema viene cuando no hay resultados y el cliente es obligado a pagar por algo que no le benefició, en dónde no sólo perdió dinero, sino tiempo y con ello más dinero.

Tenemos que ser honestos ante estos nuevos medios y disciplinas de la comunicación; el 2.0 agrupa de manera directa e indirecta diversos sectores como: diseño y desarrollo web, gestión de redes sociales y social media management, blogging, creatividad, copywriting, publicidad, gestión de contenidos, reputación y marketing online, marca personal, analítica web, comunicación audiovisual, optimización o SEO, desarrollo de aplicaciones, programación, formación, branding digital, estrategia online, entre otros… por lo cual es imposible que una sola persona se denomine experta en todos estos temas, tomando en cuenta que son conocimientos que se encuentran en constante evolución.

Dicho esto, es evidente que se necesita de un equipo de especialistas y profesionales de la comunicación para ofrecer Social Media, y aunque hayamos caído alguna vez en el error, no lo podemos hacer solos y mucho menos por “Paquetes”, ESO NO ES EFICAZ,  manejándolo como si se tratara de combos de palomitas y refrescos previo a una función de cine, sin considerar que se trata de industrias de consumo muy diferentes, estandarizando costos que además afectan la evolución del mismo comercio de nuestra industria.

Este tipo de prácticas no sólo ofrecerán resultados raquíticos sino que además, insisto, promoverán la desconfianza en nuestro oficio ¿Qué podemos hacer ante esta situación? Como dirían por ahí: “agarrar al toro por los cuernos”, aportar, hacer todo lo posible por AYUDAR a nuestros actuales clientes para que sus negocios proyecten con mayor impacto los beneficios de sus productos, y a través de nuestros resultados, ayudar a que aquellos clientes decepcionados retomen la confianza en nuestra profesión, pero lo más importante: tenemos que “VALORARNOS MÁS”, si nosotros no lo hacemos, estaremos condenando nuestro futuro al ejercicio del mínimo esfuerzo, a la mediocridad, y por lo tanto, a que nuestras empresas no crezcan junto a las de nuestros clientes.

En ciudades como  la mía (Morelia) el trabajo para quienes procuramos ejercer PROFESIONALMENTE, a veces comienza como si quisiéramos salir de un pozo tan hondo en el que los “vendedores de humo” nos han metido, y del que sólo la pasión por comunicar, el adecuado empleo de la tecnología, la creatividad, la ética, los valores y todo lo que el 2.0 de verdad representa, puede rescatarnos.

Por nuestro bien, los invito a asumir el reto. Recuerden, alguien dijo “Si el camino es difícil, es porque vas en la dirección correcta”.

 

Tu mejor amig@, tu novi@, tu amante… va a extrañarte.

close-up-of-white-delete-button-on-computer-keyboard

Los que han tenido el valor y se han arriesgado a dar de baja su cuenta de Facebook, saben a que se refieren las palabras del título en este post, ¿Cierto?,  es curioso que una persona se decida a cerrar una cuenta en alguna red social digital, y según el periodista en tecnología Paul Miller, de The Verge, existen varias razones para hacerlo:

Privacidad

Cuidar los datos personales y los aspectos de la vida, ya que al estar conectado por alguna red digital, siempre existe la tentación de exponer nuestras actividades, nuestros lugares favoritos, hábitos, etc.

Buscar una comunicación “real”

Tal vez varias personas consideran que estar “conectados” todo el tiempo les hace perder comunicación con las personas más cercanas físicamente y optan por hacer un mayor esfuerzo en mantener un contacto social con los demás.

Deshacerse de cargas emocionales y tentaciones

Un estudio de la Universidad del Valle de Utah mostró que hay una correlación directa entre la cantidad de tiempo que se pasa en Facebook y la manera en que las personas perciben sus vidas. Los usuarios que pasaban más tiempo dentro del sitio constantemente pensaban que sus amigos de Facebook tenían mejor vida que la suya. Lo que podría desencadenar problemas emocionales. (fuente CNN)

Por otro lado, ¿Quién no ha utilizado las redes sociales para stalkear algún ex, o para ver qué clase de “amiguit@s” tiene nuestra pareja? Tenemos información de primera mano y la tentación es muy grande y si es el caso, puede derivar en una ruptura amorosa.

Sin embargo, por supuesto que no todo es malo, cada persona es responsable de su vida y de sus costumbres, el uso que cada uno le de a las redes sociales es la clave, por ejemplo, el conservarlas como herramientas de comunicación laboral, consulta e incluso aprendizaje, también es posible. Pueden representar un problema en el momento en que comienzan a afectar la vida real y las relaciones que se derivan de ellas.

Lo recomendable es lo que la vida siempre nos ha enseñado, no abusar de su uso y mantener un equilibrio, en este caso en nuestras relaciones personales y el contexto digital, ya que el aumento del internet móvil, la proliferación de las redes sociales, el crecimiento de la “nube” y de nuestra vida tecnológica marcarán tendencia en los próximos años en todos los rubros, en donde podremos aplicar algunas prácticas para no caer en “vicios”, como los descritos arriba. Les comparto una infografía para tomar en cuenta, a propósito de la privacidad:

(Infografía de Alfredo Vela)

infografia_privacidad_enfacebook_en_8_puntos

LOS DETALLES ENAMORAN

Imagen

¿Cómo se demuestra el interés en alguien? Tanto en lo empresarial como en la vida diaria, los detalles reflejan la importancia que representan las persona para nosotros.

Los detalles en la vida diaria, por ejemplo; una llamada, un mensaje, un tuit o inbox a esas personas importantes, muchas veces pueden marcar la diferencia. En estos tiempos, en donde todos nos encontramos con múltiples actividades por atender, un simple detalle que diga “Aún te tengo presente y quiero saber de ti” puede resultar muy motivador.

Aplicado en el área empresarial, ¿Quién no ha optado por readquirir un producto o servicio por el trato o atención que recibieron? Les pongo un ejemplo que experimenté: recientemente necesité de un servicio de mudanza, llame a todas las empresas que se anunciaban por internet en mi localidad, había unas muy accesibles y otras no tanto, pero me decidí por el costo más alto por la atención que la agente de ventas me proporcionó al momento de pedir la cotización y demás información, incluso les comenté el por qué de mi decisión y eso les hizo mejorar aún más su actitud, me dieron hasta el último detalle y siempre con un trato muy amable.

Situaciones como éstas se presentan a diario en nuestros lugares de trabajo y en nuestras vidas cotidianas, por ejemplo, demostrar que no sólo nos importa vender, si no atender y resolver la situación del cliente de la mejor manera, es muy importante, ya que como dijera un amigo “Quienes somos prestadores de servicios debemos ser solucionadores de problemas, antes que vendedores”. Es decir, que nuestros prospectos y clientes sepan que no sólo podemos atender su demanda, sino además quitarles una carga de trabajo que les requerirá tiempo y mucha a veces paciencia. La clave del éxito en cualquier servicio es entender en qué dirección se debe ir, y eso siempre se basa en las necesidades reales de los clientes y que muchas veces no corresponde a lo que ellos nos están pidiendo.

Esto aplica a todas las empresas y servicios, en el momento de organizar un plan de marketing, una campaña publicitaria o un evento para el sector del que se trate, es muy importante pensar en su público objetivo, ya que el pensar en cada detalle significará que los clientes o asistentes de verdad importan, de lo contrario los harán perder tiempo, dinero, y por lo tanto convertirse en una mala referencia para la empresa, servicio, producto o evento e incluso generar una reacción en cadena que podría dañar la reputación de la empresa.

Al respecto, también recientemente viví una experiencia en la que no se cumplieron mis expectativas: sucede que asistí a un evento que prospectaban para un determinado público, entre los que yo me encontraba, sin embargo, con excepción de 4 conferencias, durante 2 días de trabajo el resto del evento se dirigió hacia otro nicho de mercado. La mayoría de los asistentes se encontraban en la misma situación que yo, y compartí mi insatisfacción a través de sus redes, y en mi caso hasta borraron el comentario que realicé al tema.

Sobra decir que en este evento en particular faltaron los detalles que hubiesen hecho del servicio prestado, una experiencia satisfactoria para nosotros, sus clientes.

 “El éxito está en los detalles” Steve Jobs

Por cierto, les recomiendo el libro “El camino de Steve Jobs” Liderazgo para las nuevas generaciones,  de Jay Elliot Ex vicepresidente de Apple.

¿ A dónde quieres llegar?

Imagen

¿Eres una de esas personas que ya se plantearon “la” pregunta? No puedo decir más que: ¡felicidades!. Por el simple hecho de que eres una de esas personas creadoras del cambio, no sólo tuyo, también de tu entorno, porque cuando una persona se decide a cambiar, a ir por su sueño, una serie de situaciones nuevas se presentan, éstas hacen que tu familia, tus amigos y tu ambiente de trabajo cambien contigo, algunas personas se resistirán y no podemos culparlas, ya que el evolucionar requiere de sacrificios y nuevos hábitos que no todos están dispuestos a explorar.

Al hacerte esta pregunta, ya sea porque te sientes insatisfecho en tu trabajo, en tu vida personal o simplemente sientes que algo te falta, es normal que te llegues a sentir sin rumbo en un inicio, estoy de acuerdo, ya que me ha pasado, pero no todo está perdido, debemos poner nuestra situación en perspectiva y establecer los pasos a seguir antes de llegar a lo que realmente queremos, nunca es tarde para hacer lo que nos apasiona, sólo existen diferentes caminos para lograrlo.

Necesitamos tener claro que las cosas no llegarán por sí solas, tocando la puerta de tu casa, debemos ir por ellas, buscarlas y aprovechar las oportunidades que se nos presentan, tener la mente abierta puede ser de utilidad, pero ¿Por dónde comenzar? simple, rodéate de personas con grandes aspiraciones como tú, necesitas motivación y no podrás encontrarla en los lugares de siempre, diría el gran Albert Einstein “Locura es hacer lo mismo una vez tras otra y esperar resultados diferentes”, y si esas personas son exitosas, mejor. Leer material del tema que te llame la atención también es una buena opción.

Con esto no te estoy invitando a dejar tu trabajo por otro, tal vez lo que necesites es mejorar tu actitud en tu trabajo, con tu familia, con tus amigos etc., puedes hacer el cambio desde tu posición actual, ¿Cómo? Proponiendo una nueva forma de hacer mejor tus labores en la oficina, tanto si eres jefe o no, el hacer las cosas con pasión y disposición, además de que hablan bien de ti, definen tu propio bienestar.

Y no sólo es suficiente con plantearse esa pregunta, necesitamos “hacer lo necesario” para que suceda.

Finalmente en el siguiente link, les comparto un artículo muy interesante al respecto,  de Isra García, consejero, speaker, educador, cuenta con su blog sobre Human Media, Social Media, Marketing, en lo personal me gusta mucho su estilo.

http://isragarcia.es/el-ritmo

Y no lo olivides, puedes compartir tu experiencia, comentarios y sugerencias, serán de gran utilidad para todos.

Valorar nuestra profesión: Nos conviene a todos.

Imagen

Seamos honestos, ¿A cuántos de nosotros nos han pedido en algún momento, bajar el precio de nuestro trabajo? Sin saber lo que esto implica, a pesar de esto,  muchas veces decimos SÍ. Bajar el precio es como si llegáramos a cualquier gasolinería y le dijéramos al despachador que nos venda más barato el litro de gasolina. ¿Cuándo pasa esto? NUNCA.

Vamos directo al grano: la frase “bueno y barato” realmente no existe, o si aún persiste, estarán de acuerdo, nos está haciendo mucho daño a todos quienes nos esmeramos por prestar servicios de calidad, ya que esto implica que además de que hemos invertido en nuestra preparación (y muchos lo seguimos haciendo), contamos con los recursos materiales suficientes para que nuestra ejecución sea profesional.

Esto quiere decir que cuando tienes invertido lo suficiente en tu negocio, vas a cotizar realmente el valor de tu trabajo, de lo contrario, los estarías depreciando y con ello afectando tus ingresos y los del mercado en el que te encuentras.

Vender por vender, COMPETIR POR PRECIO, a la larga te va a traer más conflictos que beneficios, puesto que ello te va a limitar a no realizar nuevas y más grandes inversiones, y con ello a no mejorar la calidad de tu producto y servicio. Lo que a su vez te pondrá en una gran desventaja ante tus viejos y nuevos competidores, quienes seguramente estarán concentrados en la innovación.

Al reflexionar tal situación, vemos dos contextos por el que se continúa presentando esta situación:

1.- Acomodarse al bolsillo del cliente con el propósito de que contrate a toda costa el servicio.

2.- El hecho de que los clientes no están recibiendo la calidad de trabajo que contrataron, y aunque esto es más honesto, si ésta es la razón, será mejor que se dediquen a otra cosa; algo que realmente les apasione.

Cada especialista o empresa decide el valor de su trabajo, en función de los recursos materiales y humanos invertidos, el tiempo, así como del valor del propio conocimiento.  Si bien es cierto que el valor de cada uno de estos recursos puede cambiar dependiendo del profesionista o la empresa, existen COSTOS DE MERCADO generalizados.

 Para tener una idea de lo que se invierte por productos o servicios, en cualquier área,  basta con realizar un estudio de mercado que puede comenzar en Internet; si la información no es pública, solicita cotizaciones, pregunta a colegas, a incluso a tus clientes.

Y como no toda la responsabilidad es del cliente, a continuación enumero algunos puntos a considerar para ofrecer servicios y productos de calidad:

 1.- Autoestima. En primer lugar, comencemos por valorar nuestro trabajo, tanto nosotros necesitamos del cliente, como el cliente necesita de nosotros.

 2.- Ética. Trabaja siempre bajo las normas de ética profesional. Ser honesto, aceptar cuando se presentan errores, cumplir con tus fechas de entrega, ser puntual en reuniones y tratar bien al cliente, es básico en cualquier ramo.

 3.- Servicio. Mientras mejor servicio ofrezcamos menos difícil será conseguir un pago justo y puntual. Además un cliente satisfecho siempre paga mejor, o al menos repite la compra. OJO: Las “divas” pueden ser muy buenas en lo que hacen, pero su futuro en la industria (la que sea) no es prometedor.

4.- El trabajo NO es un favor. Estamos acostumbrados a “sentirnos mal” por cobrar, sin embargo, existen maneras de hacerlo y antes de presionar a un cliente con un pago, necesitamos asegurarnos que el servicio o producto sea del total agrado, pero sobre todo que se cumplan las expectativas del cliente.

A continuación les comparto el siguiente link, en el que un experto en modelos de negocio habla de la importancia de identificar oportunidades que otros han pasado por alto, en relación a comprender lo que el cliente realmente necesita:

 http://javiermegias.com/blog/2010/11/entiendes-el-trabajo-que-necesita-tu-cliente/